Skip to content

Yo me voy, pero os dejo algo que me reemplace

23 abril 2009

mi-vida-cartel Una madre que odia al mundo, un padre encerrado en prisión hace más de 10 años, un marido que pasa más tiempo trabajando que a su lado, dos hijas, el incesante deseo de poder acudir a la universidad donde trabaja como limpiadora en calidad de alumna, vivir en una caravana en un jardín… Ann tiene 23 años, cáncer, una vida monótona, una infancia perdida, una juventud fugaz y un futuro que nunca llegará.
Un pasado y presente con una existencia gris que tras su enfermedad se volverá casi de colorines al ir descubriendo el placer de la vida. La protagonista (Sarah Polley) decide no contárselo a nadie y elabora una lista de cosas por hacer antes de morir; buscar una mujer para su marido y madre para sus hijas, es uno de sus objetivos a lo largo de esta película “Mi vida sin mi”

Si supiésemos cuando morimos el 90% de la población intentaría realizar sus sueños, vencer sus miedos, disfrutar de cada momento pero también imaginaríamos nuestra propia vida sin nosotros. Ann en el film decide que su muerte no sea un desorden estructural en la familia por lo que busca una figura femenina que le suplante mientras que en la realidad la conocida Jade Goody aprovecha su oportunidad televisiva para vender su enfermedad y dejar en manos de sus hijos una fortuna con la que puedan tener una vida placentera lejana a la que a ella le tocó vivir. ¿Se les puede culpar a estas dos mujeres desesperadas por intentar con dos aspectos diferentes llenar el vacío del cariño de una madre? Me temo que no…El caso de Jade Goody ha sobrepasado todos los límites de morbosidad y sensacionalismo en la prensa rosa, ha vendido su intimidad, porque le interesaba a los medios y a las audiencias. Ellos son quienes le han dado fama a esta ex concursante del Gran Hermano británico por algo no merecedor de esta; el hecho tan triste y común como un cáncer.
Retomando el largometraje, Isabel Coixet como nos tiene acostumbrados (véase La vida secreta de las palabras, Cosas que nunca te dije etc) nos sumerge en un profundo drama, explicado a través de personajes valientes, solitarios y misteriosos que intentan olvidar su pasado. Imágenes con total sutileza, sensibilidad, delicadeza, melodías románticas y seductoras y un lenguaje cinematográfico sincero así como optimista que cautiva el espectador de principio a fin. Cualquiera de las obras de Coixet está totalmente recomendadas.

One Comment leave one →
  1. 2 mayo 2009 17:23

    creo que Isabel Coixet,refleja muy bien el drama, no sólo como vive la protagonista, sino lo que será de su vida sin ella, que puede parecer una paradoja pero es triste pensar , supongo que esa también es la intención de la direstar, transmitir ese punto de vista, que los demás seguirán viviendo pese a que ella falte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: